“Me encantaría ser gobernadora de mi provincia” ?>

“Me encantaría ser gobernadora de mi provincia”

La intendenta de Zapala expresa que en el país “el retroceso ha sido enorme” y sobre la oposición señala que debe “ensayar otra receta”. De la provincia dice que “está todo parado” y es autocrítica con su espacio: “el único objetivo de voltear al MPN ha sido un error”.

Soledad Martínez fue diputada provincial y desarrolla su segundo período como jefe comunal de Zapala. La política es parte esencial de su existencia y habla sin rodeos sobre hechos y personajes. Se define como “una zapalina fanática” y al hablar de la provincia enfatiza: “me desafía como dirigente cómo dar vuelta la historia de los últimos años”.

-¿Cuál es su visión de estos siete meses del gobierno de Mauricio Macri?

-Vemos con profunda preocupación lo que está pasando en el país. No compartimos desde lo ideológico la enorme mayoría de medidas que se han tomado, hay otras herramientas, otros caminos. Y lo planteamos con autoridad porque hemos transitado por proyectos políticos que intentaron exitosamente otros caminos.

En Zapala vemos todos los días como se deteriora la calidad de vida de los vecinos, con la suba de tarifas, la suba de precios, las limitaciones a beneficios que antes eran universales y ahora son más restrictivos.

En siete meses el retroceso ha sido enorme, con pérdida de derechos y beneficios que tienen que ver con la calidad de vida.

-Algo más de la mitad de los argentinos votaron a Cambiemos, ¿por qué? 

-Es un fenómeno con múltiples causas. La incidencia de la tutela mediática que rodeó a Cambiemos y el disfraz del discurso tuvo un impacto, impensado para quienes entendíamos que no era tanto el bombardeo y que al momento de tomar las decisiones iban a ser otras. Pero por supuesto nos corresponde, hacer autocríticas y evaluar muchas cosas que pudimos haber retocado y que condicionaron este desenlace.

-¿La definición de candidaturas por ejemplo?

-La definición de candidaturas y de compromisos de todos los espacios con esas candidaturas llegó más tarde de lo necesario y no alcanzó sobre el tramo final para revertir lo que del otro lado se inició hace muchos años y nosotros no vimos. Creímos que todo lo que se había conquistado iba a fructificar en aquellos para quienes se dirigieron la mayoría de las políticas públicas del kirchnerismo.

-Se perdieron las elecciones, sin embargo hubo un gobierno que el 9 de diciembre se retiró con una plaza de Mayo llena de gente. No había ocurrido esto desde la recuperación de la democracia. Pero hay una campaña de deconstrucción del kirchnerismo a través del elemento corrupción, sobre todo con hechos puntuales como el de José López. ¿Cómo observa esta situación? 

-Hay una suerte de complicidad en la peor de las connotación es que tiene la palabra complicidad con el aparato mediático y sectores judiciales decididos más que nunca a acompañar un proceso político como Cambiemos. Esto se inició hace tiempo pero ahora cuentan con la protección institucional del Poder Ejecutivo Nacional y con el aval del presidente de la Corte Suprema de Justicia, Lorenzetti.

No le restamos importancia tampoco, para nosotros siempre ha sido una preocupación el tema de la corrupción en el Estado. Nos preocupa la corrupción denunciada en la provincia y nos preocuparía la corrupción en la municipalidad. El dinero que va a la corrupción se resta a soluciones habitacionales, salud, educación. Si José López delinquió y aprovechó su posición institucional para apropiarse de recursos privados en la vinculación con el sector público, que pague las culpas como todos a los que se pueda acreditar un hecho de corrupción.

No somos kirchneristas por José López, somos kirchneristas por todo lo otro que, con las bolsas de dólares de José López se pretende tapar, pero no vamos a renegar nunca nuestra pertenencia al proyecto por estos hechos.

-¿Ve sectores de los poderes permanentes interesados en la judicialización de la política?

-Por supuesto. Todas las maniobras de medios y de corrupción se cierran con las recientes apariciones de Stolbizer diciendo que tenemos que lograr que alguien que esté sindicado de corrupto no pueda ser candidato, porque lo que quieren es que Cristina no pueda ser candidata en las próximas elecciones. Lo que quieren es que Cristina no pueda ser candidata en las próximas elecciones.

-Hay reclamos a Cristina Fernández por la falta de conducción política en esta etapa. ¿Cuál es su idea?

-Me parece interpretar en Cristina una conducta de respeto institucional. Fue durante dos períodos presidenta y ella plantea que este presidente tiene que poder hacer. Es una actitud de respeto, está en los primeros meses de gestión, aunque no nos guste nada de lo que pasa.

Cristina está mirando y analizando el escenario. Es un momento para observar en la distancia y en perspectiva todo lo que está pasando porque sea o no candidata, sea o no la cabeza del proyecto sus responsabilidades en la construcción de lo que se viene son ineludibles.

Se la ve serena ante los desafíos que se vienen y estamos expectantes de formar parte del proceso como fuerza política. El nuevo espacio, debe afirmarse en muchos proyectos con identidad común, con vocación de construir. Estamos en un momento diferente y debemos ensayar otra receta.

Panorama neuquino

-En el FpV de Neuquén no se ve cohesión, vocación de unidad…

-El FpV en Neuquén no ha podido encontrar nunca el proyecto político para la provincia, nunca. El único objetivo de voltear al MPN ha sido un error fundacional que nos pone en esta perspectiva, entonces cualquier dirigente que mide más de 18 puntos es el candidato. El desafío de este espacio es encontrar un proyecto político que se identifique con lo que se construya a nivel nacional y que se pueda traducir a las necesidades de los neuquinos en un proceso más profundo que elegir las 3 o 4 figuritas que van a representarnos. Si no podemos encauzar los esfuerzos en ese camino, vamos a estar otra vez el año que viene leyendo encuestas…

-¿Sin referentes que midan, se puede ganar una elección?

-No. No se puede. Tengo una metáfora para explicar el fenómeno político de la provincia: el MPN es a la provincia lo que el médico de cabecera es a una familia de un pueblo, te atendió el parto de tu abuela, tu mamá, te atiende a vos, los últimos resultados viene pifiando, no es el médico que querés. Pero para cambiar ese médico tiene que venir Favaloro, no puede venir cualquier mediquito (sic). Vos tenés todo puesto en ese otro médico. Bueno, nosotros necesitamos construir un Favaloro. Lo que tenemos que poner en perspectiva quizás no lo podamos construir para las próximas elecciones. Tiene que ser un proceso serio.

-¿Insinúa que este sector en lugar de la construcción política tomó el atajo impaciente de buscar a quien medía mejor pero no representaba la síntesis de ese espacio?

-Exactamente y los neuquinos eso lo leen bien. Gana Pechi en Neuquén, Rioseco en Cutral Co, Bertoldi en Centenario, nosotros en Zapala, pero esos cuatro espacios juntos, no en la última sino en todas las elecciones previas no hemos logrado siquiera hacer temblar el escenario provincial del MPN. La gente lee que esa mixtura electoral no es un proyecto político.

-¿Y cómo se empieza esa construcción? ¿Convocando a quiénes y proponiendo qué cosas?

-La convocatoria de Cristina es interesante desde la forma, porque nos saca del corsé de los partidos políticos. Tenemos que poder ver que hay dirigentes interesantes que piensan como nosotros respecto de lo que hay que hacer en esta provincia en muchos espacios políticos. Hay que generar un proceso genuino de convocatoria de dirigentes, técnicos, militantes que quieran que el dinero de los hidrocarburos sea un reflejo de cómo vivimos los neuquinos y no de cómo se administran los estados, que además son todos deficitarios. Hay que hacerlo antes de que se acerquen los escenarios electorales.

-¿Cómo evalúa la gestión de Omar Gutiérrez?

A Omar lo analizo más como dirigente que está queriendo fidelizar su estructura dentro de la realidad del MPN que como gobernador. Está en la búsqueda de sus propios consensos, su propia referencia para dejar de ser el elegido de Jorge Sapag y poder tener su proyecto con identidad Gutiérrez.

En la provincia está todo parado, no hay obras en ningún lado, algunas cositas sueltas y nada más. Tiene que ver con la transición del gobierno nacional y cómo está acomodándose ahí el tablero de las relaciones y con que está rearmando su equipo. Es un momento muy complejo para la provincia habiendo perforado el techo histórico de deuda pública, el déficit es enorme. Es un momento muy complejo para la provincia habiendo perforado el techo histórico de deuda pública, el déficit es enorme.

La última ley que se votó bajo pretexto de garantizar la distribución de devolución de la coparticipación retenida por ANSES a los municipios, incluyó una nueva autorización para emitir deuda. Esa emisión de deuda tiene como objetivo central cancelar deudas con el Estado nacional. Es decir: más bicicleta. Nos preocupa porque todo eso se da en el contexto de baja de inversión, de parálisis del dinero que gira alrededor de la actividad hidrocarburífera y en un contexto donde la economía está planchada.

-A Gutiérrez no le ha ido tan mal en su relación con Macri

-No le ha ido mal a fuerza de hipotecar los recursos de la provincia de los próximos años. Con ese capital cualquiera podría hacer negocio. Ahí hay un vínculo ideológico de cierta comunión, no me parece que sea una relación solo dada en la vinculación estratégica del Estado nacional con la provincia de Vaca Muerta.

-El vice gobernador en declaraciones con Va Con Firma dijo sentirse más cerca del peronismo, que él no quería un gobierno de gerentes. ¿Acaso Rolando Figueroa tiene su propio proyecto?

-El mismo proceso que está haciendo Omar lo está haciendo Rolando, ellos necesitan construir la propia referencia adentro del MPN y me parece que busca generar niveles de adhesión en todo ese sector MPN que se sentía identificado con el FpV y con los proyectos peronistas. Rolando puede ser más peronista que otros MPN.

-Fue ruidoso el episodio que involucró a la senadora Lucila Crexel con intendentes pidiendo su renuncia y diputados reprochándole su voto en el Senado. ¿Qué apreciación tiene de este episodio?

-Votando en contra les dio la excusa justa porque lo que les molesta en realidad es que Lucila haya dicho que quiere disputar la fórmula de gobernadora. El Movimiento a pesar de que tiene en su estructura organizativa garantizado lugar para las mujeres, es un espacio político de hombres y las mujeres no pueden levantar la cabeza mucho más allá de lo que les puedan conceder. Lo increíble es que haya dirigentas del MPN que se presten a estas maniobras.

-Vuelvo a al FpV y le consulto opinión sobre quien fue su candidato a gobernador en la última elección: Ramón Rioseco.

-Con Ramón no tenemos un solo punto de acuerdo, a tal nivel que los aspectos metodológicos le permiten a él flexibilizar sus límites ideológicos sentándose a hablar con alguien como Quiroga con quien no tenemos ninguna posibilidad de encuentro.

-En la primera reunión del año del justicialismo, se volvió a hablar de Javier Bertoldi gobernador, ¿cómo lo ve?

-Bertoldi es un compañero que no se animó nunca. Si se hubiera animado tendría otro lugar en la política de la provincia. En su discurso dice que quiere pero después no lo traduce en el territorio.

– ¿Y Darío Martínez?

-Lo veo muy bien y lo he felicitado. El proceso de la denuncia a Macri me pareció rápido, inteligente… Además lo aprecio, es un dirigente que ha sacrificado sus aspiraciones personales todas las veces que se le ha pedido, siempre jugó con fidelidad. Me merece un gran respeto.

-¿Qué lugar le asigna a Raúl Podestá?

-Podestá es nuestro padre político.

-¿Oscar Parrilli?

-Fue doce años la mano derecha de los presidentes de nuestro proyecto, ha dirigido el justicialismo en la provincia, fue candidato a gobernador, es un dirigente que no podemos privarnos de tenerlo en nuestra mesa de debate. Hay una necesidad de renovar las caras de la dirigencia para poder renovar la propuesta.

-¿En tiempos como los actuales, de dónde salen las energías para ir al municipio todos los días?

Soy una zapalina fanática, creo que Zapala puede ser la mejor ciudad del mundo. Por Zapala me mueve el amor. Junto al equipo tenemos una gran motivación pensando en potenciar el presente y el futuro de Zapala. También me pasa con la provincia. Me desafía como dirigente cómo dar vuelta la historia de los últimos años. Mis diferencias con el MPN no tienen que ver con sus primeros años, los planes de vivienda, con el proyecto de salud, el de educación, tiene que ver con el Estado puesto al servicio de los intereses de un grupo de empresarios, de la familia, de los negocios.

-¿Soledad Martínez será candidata a gobernadora?

-Me encantaría ser candidata y me encantaría ser gobernadora de mi provincia pero esencialmente me interesa formar parte de un proyecto que pueda enamorar a los neuquinos de otro camino.

Queremos encarar esto con mucha seriedad. Es una coyuntura particular de la oposición. Hay referentes de muchos años y una lectura que hacemos con varios compañeros de las distintas fuerzas de la oposición es que hay una necesidad de renovar las caras de esa dirigencia para poder renovar la propuesta. Quizás en ese camino se allanen las posibilidades de quienes venimos en esta segunda generación de dirigentes procurando hacer nuestro proceso.

-Falta poco para el 2017, ¿no?

– Falta poco tiempo y muchas charlas, hay que empezar a conversar, a encontrarse.

-¿Tiene esperanza camino al 2019 de revertir las derrotas en el país y en la provincia?

-Sí, definitivamente, sino colgaríamos los guantes. Todos los procesos se pueden transformar. Lo que es importante que todos entendamos es que nos cuesta muy caro cuando nos damos estos permisos.

 

Comments are closed.